¿Por qué somos infieles?


Ser infiel es romper la confianza de la pareja cuando se mantienen secretos alejados de la intimidad conyugal. En definitiva, somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y a sabiendas de que nuestro comportamiento no es el correcto. Según un estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, manifiesta que la infidelidad se presenta más por frustración, inconformidad y fallas en la comunicación. El análisis afirma que entre mujeres y hombres las causas son similares, aunque se presentan en orden diferente. Mientras que en las mujeres el primer motivo aparente es una  mala comunicación, en los hombres aseguran buscar “aventuras”. ¿La infidelidad masculina es igual que la femenina? En el caso de los hombres, solo buscan una “aventura sexual”. Sienten que necesitan más variedad o diversidad, ya no sólo en lo que hagan en sí, sino en con quién lo hagan. Muchos hombres se justifican diciendo que eso es cosa de hombres, pero como hemos visto tanto hombres como mujeres tienen impulsos sexuales. Los hombres cuando tienen una aventura no buscan nada serio. A menudo son historias de una noche porque ha surgido la ocasión y en otros momentos tienen una amante más joven, más guapa o simplemente diferente. Lo que buscan las mujeres cuando tienen una aventura es más emocional que cuando lo hace un hombre. Ya sea por razones propias de autoestima: pensar que alguien te desea tanto como para tener una aventura contigo sabiendo que no vas a ser su pareja, es muy reconfortante para algunas. Una diferencia básica entre la infidelidad masculina y la femenina Se han hecho estudios que demuestran que la mujer es mucho mejor engañando que el hombre. Cubre más sus pistas y no deja cabos sueltos. Miente mejor y se preocupa por ocultarlo. El hombre es descubierto con mucha más facilidad. Puede que sea por eso que creemos que los hombres son más infieles que las mujeres. Pero lo cierto es que tanto unos como otras lo son.