Chespirito es inmortal. ¡Revisa su diccionario de la ch!


El día 28 de noviembre falleció el gran actor comediante Roberto Gómez Bolaños, pero Chespirito vivirá siempre en nuestros corazones y recuerdos más alegres.

Échale un vistazo al diccionario de la ch de nuestro querido Chespirito:

Chespirito: el sobrenombre con el que se conoció a Roberto Gómez Bolaños y una de las palabras más populares en Latinoamérica. El apodo se debe al cineasta Agustín P. Delgado, para quien Gómez Bolaños escribía tan bien como lo hacía William Shakespeare. Por esa razón, le llamaba Chespirito. El sobrenombre también se debía a la baja estatura del mexicano.

Chavo: en México, a los niños se les dice chavos, como se llamaba el personaje que interpretó Gómez Bolaños en la producción que contaba las historias de la vecindad del Chavo. Era un niño huérfano, noble y sincero. Su imprudencia lo metió en graves aprietos con Don Ramón, el Señor Barriga, Doña Florinda, el Profesor Jirafales y Doña Cleotilde.

Chispoteó: el Chavo del Ocho usa esta palabra cuando se equivoca y teme un regaño.

Chanfle: sinónimo de las palabras órale y caramba.

Chiripiorca: es el nombre de un síndrome que sufre Chaparrón Bonaparte cuando siente miedo o pánico.

Espíritus chocarreros: son espíritus juguetones que aparecen en la vecindad del Chavo del Ocho y asustan a los inquilinos. Doña Cleotilde sabe comunicarse con ellos.

Churruminos: así llama el Chavo a las moscas. En un capítulo de la producción El Chavo del Ocho, Ñoño y el Chavo piden una sopa en la Fonda de Doña Florinda. Para no pagar la comida inventan que en el plato hay un Churrumino.

Chirindolfos: son animales que solo existen en la mente del Chavo. Él se divierte ‘cazándolos’ en la vecindad, pero los inquilinos sufren cuando el niño se va de cacería con su resortera, pues si no rompe los vidrios de la vivienda de Doña Florinda, golpea en la espalda al Señor Barriga.

Chusma: la palabra no fue inventada por Gómez Bolaños, proviene del genovés ciüsma. La Real Academia Española define chusma como un conjunto de gente soez. El término es usado con frecuencia por Doña Florinda, madre de Quico, luego de cachetear a Don Ramón por golpear a su ‘Tesoro’: “Quico, no te juntes con esa chusma”. El niño consentido de la vecindad también utiliza la expresión mientras da un empujón al padre de La Chilindrina: “Chusma, chusma, pfff”.

Chichicuilote: es el nombre de un ave con patas delgadas, pico largo y plumas de color gris. En la producción El Chavo del Ocho, el Chavo compara a Don Ramón con ese pájaro y dice: “Parece un Chichicuilote”.

Vieja chancluda: es uno de los apodos que tiene Doña Florinda –tiene otros como Macarrones con patas o Patas de gallo-. El sobrenombre se debe a que el personaje de Florinda Meza en la producción El Chavo del Ocho calza chancletas en la mayoría de las escenas.

Chilindrina: pecosa, chiquita y molestosa, así es la amiga del Chavo del Ocho. Vive en el vecindario con su papá, Don Ramón. Allí es cómplice del Chavo cuando se trata de molestar a Quico. La Chilindrina se convirtió en uno de los personajes más icónicos de la televisión latinoamericana, a tal punto que muchas niñas de la región se disfrazan de la Chilindrina en la Noche de brujas.

Chapulín colorado: es un superhéroe despistado, débil y poco ágil, pero de buen corazón. Su nombre proviene de una especie de saltamontes rojo conocido como Chapulín. En la producción Chespirito, cuando alguien está en peligro solo basta gritar: “¡Oh! Y ahora, ¿quién podrá defenderme?”. De inmediato, un hombre con ‘antenitas de vinil’ aparece y responde: “¡Yo!”, a la espera de que su nombre sea pronunciado. Luego exclama: “Síganme los buenos” y da un gran salto que siempre termina en una fuerte caída. Su grito de batalla es conocido en todo el mundo: “Más ágil que una tortuga… Más fuerte que un ratón… Más noble que una lechuga… Su escudo es un corazón… ¡Es el Chapulín colorado!”.

El Chipote chillón: es el arma más letal del Chapulín colorado. Es un martillo rojo con mango amarillo. Con un solo golpe, el superhéroe de la CH en el pecho derriba a todos sus adversarios.

La Chicharra paralizadora: el sonido de este artefacto es temido por los enemigos del Chapulín colorado. ¿Por qué? Quien lo escucha queda suspendido en el tiempo y expuesto a recibir un golpe con el Chipote chillón o cambiar forzadamente su postura.

Las pastillas de Chiquitolina: medicamento efectivo para reducir personas al tamaño de una pulga. El Chapulín lo usa cuando necesita ingresar a un sitio con acceso cerrado o requiere perderse de algún enemigo, así los despista.

El Chómpiras: en la producción Chespirito, no es un experto en robar, pero lo intenta. Es el fiel compañero de Botija. Su verdadero nombre es una incógnita, pues dice que tiene tres: Mimí -en el hospital donde nació los médicos pensaron que era una niña-, Parangaricutiridolfo Parangaricutigodinez y Aquiles Esquivel Madrazo.

La Chimoltrufia: la desaliñeada pareja sentimental de Botija. Su nombre proviene de un juego de palabras entre chimuela (carente de algún diente) y atrofiada. Sueña con convertirse en cantante profesional, llenar estadios, lanzar un disco… Pero su voz no le ayuda mucho.

El doctor Chapatín: es un viejo médico cascarrabias y distraído, pero, como la mayoría de los personajes creados por Gómez Bolaños, de buenos sentimientos. Su canoso cabello, barba poblada, bufanda roja y abrigo que llega hasta el suelo son elementos que lo caracterizan.

Churi Churin Fun Flais: tema musical interpretado en la parodia de Blancanieves y los 7 Churi Churin Fun Flais, perteneciente a la temporada de 1978 del programa del Chapulín colorado. La canción fue escrita por Roberto Gómez Bolaños.

Chaparrón Bonaparte: es uno de los personajes de Los Chiflados, incluida en la producción Chespirito. La mente de Bonaparte está alejada del mundo real. Su locura lo hace confundir una colmena de abejas con un balón de fútbol americano. Su compañero, Lucas Tañeda, no se queda atrás, está igual de loco.

Vicente Chambón: gracias a La Chicharra, producción de Gómez Bolaños sobre un periódico, nace este despistado reportero encargado de encontrar casos extraños en Ciudad de México. En sus aventuras lo acompaña Cándida, una fotógrafa interpretada por Florinda Meza.

YIBENNY GONZÁLEZ PARRA