Caso Gabriel, el niño desaparecido en España


El cuerpo del niño Gabriel Cruz, de ocho años, fue hallado el pasado domingo día 11 de marzo por la Guardia Civil doce días después de su desaparición en la localidad almeriense de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería). La pareja del padre, Ana Julia Quezada, fue detenida cuando transportaba el cadáver en el maletero del coche. La autopsia ha concluido que Gabriel murió estrangulado el 27 de febrero, el mismo día en que desapareció. Estas son las claves del caso con trágico desenlace.  ¿Cómo desapareció Gabriel? Gabriel Cruz Ramírez, de ocho años, desapareció el pasado martes día 27 de febrero. El niño estaba pasando el puente del Día de Andalucía en la casa de su abuela, donde solía ir fines de semana y los periodos vacacionales, en la localidad de Hortichuelas (Almería). Desde la Delegación del Gobierno en Andalucía precisaron que Gabriel salió de la casa de sus abuelos a las tres y media de la tarde, aunque la desaparición no se denunció hasta las ocho de la tarde. ¿Quién es la principal sospechosa? Ana Julia Quezada, de 43 años, de origen dominicano y pareja de Ángel, padre de Gabriel. La mujer se encontraba supuestamente con la abuela del niño, Carmen, la tarde que él desapareció. Es buena conocedora de la zona puesto que trabajó durante un largo periodo en un bar de la pedanía vecina de Las Negras. La Guardia Civil la vigilaba estrechamente desde hacía unos días. Ella fue quien encontró la única pista que se tenía del menor, una camiseta del niño. Aquel hallazgo, más que despistar a los investigadores, colocó de lleno el foco sobre ella, ya que la zona ya había sido rastreada con anterioridad. El pasado domingo, momentos antes de ser arrestada, Quezada se dirigió a una finca propiedad de la familia, donde los investigadores observaron como sacaba de un pozo el cuerpo del pequeño envuelto en una manta y lo colocaba en el maletero del vehículo. Fuentes de la investigación creen que actuó sola. “¡No he sido yo! Yo he cogido el coche esta mañana”.Fueron las palabras que pronunció Quezada cuando fue arrestada en la localidad de la La Puebla de Vícar por los agentes de la Guardia Civil. El momento de la detención fue grabado por un vecino. Más tarde, fue conducida a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería. En la mañana de este lunes, agentes de la Policía Científica y la Policía Judicial han acudido a la propiedad familiar para llevar a cabo un registro de la misma, en la localidad de Rodalquiar, donde se ocultó el cuerpo de Gabriel. Quezada ha sido conducida pasadas las tres de las tarde y, acompañada de los investigadores, han recorrido varios lugares de la finca para reconstruir los hechos. ¿Cómo murió el menor? La autopsia realizada al pequeño Gabriel ha revelado que murió estrangulado el mismo día de la desaparición, como han apuntado fuentes de la investigación. El cuerpo tenía restos de tierra en el momento en el que fue encontrado. ¿Dónde se perdió el rastro del niño? Según las declaraciones de la madre, al niño se le perdió el rastro cuando iba a jugar a la casa de unos familiares que se encuentra a unos 100 metros de la de su abuela, en Hortichuelas, en pleno parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. ¿Cuándo se dieron cuenta los padres de su desaparición? Los progenitores de Gabriel no se percataron de la ausencia del menor hasta las seis de la tarde, cuando ya llevaba cerca de tres horas desaparecido. Ambos estaban convencidos de que había llegado a la casa de sus familiares. La madre dijo que Gabriel no se había podido despistar porque conocía bien la zona y recordó que el camino que solía recorrer para ir desde la casa del familiar hasta la vivienda de sus primos (cercana a la de sus amigos) lo hacía corriendo y sin tardar más de 30 segundos, por lo que no se explicaban que en un trayecto tan corto se le hubiera perdido el rastro. ¿Cuál fue el indicio clave para resolver el caso? El sábado 3 de marzo, a última hora del día, el padre de Gabriel (Ángel Cruz) y su novia hallaron una camiseta interior blanca en la zona de la depuradora del Barranco Las Águilas, en la barriada de Las Negras, a unos 3,5 kilómetros del lugar en el que se le perdió la pista al niño. Los progenitores aseguraron que la prenda pertenecía a su hijo y, posteriormente, las pruebas de ADN confirmaron que la camiseta pertenecía a Gabriel. El comportamiento de la mujer también despertó las sospechas de los agentes, ya que afirmó haber perdido su teléfono móvil en varias ocasiones a lo largo de los 12 días de búsqueda. Ana Julia se mostró condolida ante los medios de comunicación. “Él, de forma voluntaria, no se va solo al monte”. Los padres de Gabriel descartaron desde el principio que su hijo se hubiera adentrado solo en el monte porque no era un niño que hiciera locuras y era muy obediente. Los progenitores aseguraron que la relación entre ellos es “excelente” y que están “unidos” aunque se encuentren separados desde hace años. La madre de Gabriel pide “calma” tras hallarse el cuerpo de su hijo. En unas declaraciones a Onda Cero este lunes, Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, ha pedido que se “abandone la rabia en memoria de su hijo”. “En honor al pescaíto(como denominan familiarmente a Gabriel), que nadie hable de esta mujer más, que no aparezca en ningún sitio y que nadie retuitee nada de rabia”, en alusión a la detención de Ana Julia Quezada, la principal sospechosa de la muerte del pequeño. Sobre Quezada ha manifestado también “que pague lo que tenga que pagar con la justicia”. Además, Ramírez ha agradecido a todos aquellos que han “ayudado a buscar a Gabriel”. “La fe y las buenas acciones han salido por todos lados y han sacado lo más bonito de la gente”.